E-Newsletter

Suscribir
Atención al cliente: +56222172383



← Volver a Noticias
No Fumar

noticia 2

El Cuerpo de un Fumador

subtitulo2

¿Qué pasa en el cuerpo de un fumador?

Existe abundante documentación acerca de las consecuencias del tabaco sobre la salud. Anualmente según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un total de cuatro millones de muertes se producen por enfermedades relacionadas con el consumo del tabaco.

El tabaco contiene nicotina, una sustancia reconocida como altamente adictiva por las organizaciones médicas internacionales y que aumenta la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio y la presión arterial.

Cada vez que una persona fuma, sus órganos reciben una menor cantidad de oxígeno producto del  monóxido de carbono que se emana. Esta disminución de oxígeno puede tener consecuencias graves como ataques cardíacos y derrames cerebrales.

Además, fumar produce daño en los vasos sanguíneos y vías respiratorias. El alquitrán que contiene un cigarrillo daña y obstruye los vasos, lo que puede provocar enfermedades en la boca, la garganta, los pulmones y la vejiga.

El tabaquismo es una de las causas más importantes para desarrollar una enfermedad cardiovascular y distintos tipos de cáncer, además de ser uno de los factores más comunes para presentar impotencia. De hecho, se estima que fumar un paquete de tabaco al día aumenta hasta en un 60% las probabilidades de sufrir impotencia.

Los fumadores son susceptibles a sufrir úlceras gástricas. La nicotina reduce los niveles de la vitamina C y por eso las heridas tardan en curarse. El alquitrán produce alteraciones biológicas en el ojo. Cada bocanada de humo de cigarrillo contiene unos dos millones de radicales libres responsables del envejecimiento prematuro de la piel.

Lamentablemente, aún no se tiene conciencia de la carga de muerte e incapacidad debida al hábito de fumar, situación que se explica porque las enfermedades causadas por este hábito suelen tardar varios años en desarrollarse.

Los fumadores no sólo influyen sobre su propia salud sino también en la de los que los rodean. Las mujeres que fuman durante el embarazo tienen mayores probabilidades de perder al feto por aborto espontáneo.

Los adultos expuestos en forma crónica al humo del tabaco ajeno también se enfrentan a riesgos, pequeños pero reales, de cáncer de pulmón y a riesgos más altos de enfermedad cardiovascular, mientras que los hijos de los fumadores sufren diversos tipos de problemas de salud y limitaciones funcionales.

Cuanto antes se inicie el hábito de fumar, mayor será el riesgo de sufrir enfermedades que generan discapacidad.


Ingreso a clientes


Video empresa


Galería


Ver más galerías →